¿Como nos afectan los productos de limpieza a nuestra salud?
16565
page-template-default,page,page-id-16565,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

 ¿Como nos afectan los productos de limpieza a nuestra salud?


Presentamos una lista de 8 productos que está científicamente comprobado que son tóxicos (y algunos hasta cancerígenos), que no siempre figuran en las etiquetas y con los que seguro lidias diariamente.

 

“Hablamos de elementos de alta toxicidad que pueden inhalarse o ingresar en nuestro cuerpo por contacto y que, sin embargo, si nos fuera posible analizar los productos de limpieza que empleamos, allí los encontraremos.”

 

Los ftalatos

Se encuentran en los productos para el hogar con fragancias como los ambientadores, detergentes, jabones e incluso en el papel higiénico. Debido a las leyes de propiedad, las empresas no tienen que revelar lo que hay en sus olores, por lo que no encontrarás ftalatos en una etiqueta, pero si dice “perfume o aroma artificial”, hay una buena probabilidad de que contenga ftalatos.

Riesgos para la salud: son conocidos los disruptores endocrinos, por lo que reducen los espermatozoides en los hombres y puede provocar diversas afecciones en las mujeres. Se absorben por vía cutánea y como la piel no puede dirimir si algo es tóxico, estos productos químicos van directamente a los órganos.

 

El percloroetileno o “PERC”

Se encuentra en soluciones para limpieza en seco, quitamanchas y limpiadores de alfombras y tapicería.

 

 

Riesgos para la salud: es una neurotoxina y está clasificada como “posible cancerígeno”.

La vía de exposición es a menudo por inhalación:
ese olor delator de la ropa que vuelve de la tintorería o los vapores que permanecen tras la limpieza de las alfombras.

 

El triclosán

Se encuentra en la mayoría de los detergentes, lavavajillas líquidos y jabones de tocador etiquetados como “anti bacterianos”.

Riesgos para la salud: El triclosán es un agente anti bacteriano agresivo que puede promover el crecimiento de bacterias resistentes a los fármacos y combatir a las que son favorables y necesarias para nuestra existencia.
Además se concentra en ríos y arroyos y resulta perjudicial para el medio ambiente acuático.

 

 

Los Amonios cuaternarios

Se encuentran en suavizantes para ropa y en la mayoría de los limpiadores domésticos etiquetados como “anti bacterianos”.

Riesgos para la salud: al ser otro tipo de anti microbianos plantean el mismo problema que el triclosán, ayudando a las bacterias a resistir a los antibióticos.
Son también irritantes de la piel por lo que pueden producir dermatitis y se sospecha que es una de las causas de ciertos problemas respiratorios.

 

 

El 2-butoxietanol

Se encuentra en los limpiadores universales.
Es el ingrediente clave en muchos limpiadores de ventanas y les da su característico olor dulce.

Riesgos para la salud: Es un eficaz disolvente que por ley no tiene por qué figurar en la etiqueta, pero según la EPA y especialmente si se usa en sitios confinados puede causar dolores de garganta por inhalación, contribuir a la narcosis, al edema pulmonar y hepático severo y al daño renal.

 

 

El amoníaco

Se encuentra en agentes limpiadores para baños, para joyería y en los limpiacristales.

Riesgos para la salud: el amoniaco es un poderoso estimulante que afecta a los asmáticos y a personas con problemas pulmonares y respiratorios y pude ayudar a que se desarrolle bronquitis crónica.
Mezclado con lejía produce un gas venenoso.

 

 

El cloro

Se encuentra en lejías, polvos abrasivos, limpiadores de inodoros, removedores de moho, agua del grifo.

Riesgos para la salud: la exposición a este peligroso elemento es constante y puede provocar problemas de salud crónicos (respiratorios, renales, digestivos, etc.), aparte de ser un disruptor grave de la tiroides.
Al entrar en contacto con materia orgánica produce trihalometanos que son altamente cancerígenos.

 

El Hidróxido de Sodio

Se encuentra en limpiadores de hornos y desatascadores.

Riesgos para la salud: es extremadamente corrosivo por lo que si toca la piel o entra en los ojos puede causar quemaduras graves.
Su inhalación ocasiona un fuerte dolor de garganta que dura varios días.